YoPublico.cl
Por Yopublico.cl , 2 de febrero de 2024

Inteligencia Artificial y las empresas chilenas: una gran oportunidad de crecimiento

  Atención: esta noticia fue publicada hace más de 20 días
Compartir

Esta puntera herramienta tecnológica puede impactar en la riqueza nacional y la creación de puestos de trabajo cualificados.

Los avances tecnológicos parecen haberse acelerado en los últimos años. Al uso generalizado de los Smartphones se ha sumado la llegada del 5G, el Blockchain y la Web 3.0 y el anuncio de la construcción del Metaverso. Pero si existe una herramienta que nos ha sorprendido con su aparición el último año, esa ha sido la Inteligencia Artificial. Un buen día nos encontramos que teníamos acceso a una aplicación de Chatbot con la que podíamos conversar y consultarle (casi) cualquier cosa. Tras Chat GPT, llegó Bard, de Google. Y después han aparecido multitud de aplicaciones basadas en esta tecnología.

Las primeras tomas de contacto han tenido mucho que ver con el ocio y la curiosidad. Pero es innegable que esta herramienta puede tener un impacto enorme en la economía y el tejido empresarial. La inteligencia artificial tiene la capacidad de automatizar muchos procesos, por lo que se pueden utilizar los recursos humanos para otros objetivos con mayor valor añadido. Además, es capaz de aprender (Machine Learning) y de analizar grandes cantidades de datos (Big Data). Por tanto, a nivel industrial, puede realizar enormes aportaciones para beneficio de las empresas y de los consumidores.

Evidentemente, este impacto es de carácter mundial. Pero no debemos olvidar que se trata de una gran oportunidad para Chile. Nuestro país cuenta con grandes infraestructuras tecnológicas y de comunicaciones, en comparación con otros países de la región. Y ya ha empezado a crear formación específica universitaria para este tipo de herramientas. Chile ha estado, históricamente, abierto a la tecnología y a su aplicación práctica. Por tanto, es un  buen momento para poder sacar partido de esta herramienta y ser innovadores en las diferentes áreas y sectores productivos donde puede ser aplicada (que es la mayoría de ellos).  

H2- Aplicación en diversos mercados

Aquellos que centran su actividad en el entorno digital son los primeros que nos vienen a la cabeza. Es el caso de las finanzas en línea; de hecho, las FinTech ya la empezaron a incorporar desde el primer día, prácticamente. Su objetivo de optimizar los procesos encaja muy bien con las cualidades de la Inteligencia Artificial; además, su carácter global permite una expansión para llegar a nuevos mercados. También los juegos online son un campo de aplicación muy adecuado para esta tecnología: un sitio de casino en línea en Chile puede personalizar su servicio de forma diferente para cada usuario, gracias a la IA. Por otra parte, una plataforma de estas características incorporará opciones para mejorar variables de gran relevancia para los consumidores, como reforzar la seguridad y la privacidad, mediante análisis de datos y la capacidad de aprendizaje.   

Pero no es necesario que toda la actividad de la empresa tenga que desarrollarse es este ámbito. Otros sectores también pueden beneficiarse. Es el caso de la salud, que obtendrá recursos para realizar diagnósticos y tratamientos a distancia. O el sector de la formación, que dispondrá de recursos educativos innovadores y personalizados. Incluso la administración pública puede mejorar su atención a los ciudadanos, al tener mayor seguridad en su custodia de los datos personales o automatizando los recursos para ser más ágiles y efectivos. Las industrias de manufactura también tienen la posibilidad de automatizar su producción, liberando a su personal de tareas repetitivas y otorgándoles otro tipo de responsabilidades; además, pueden realizar un seguimiento eficaz de sus productos a nivel logístico y de las incidencias, mejorando todo el proyecto globalmente.

Según algunos estudios, las empresas que incorporen esta tecnología a su actividad pueden conseguir aumentar su rentabilidad en torno a un 38%. Evidentemente, dependerá del sector en cuestión. Pero la cifra es muy relevante. Implica ganar mucha competitividad, lo cual es beneficioso para el conjunto del país, porque significa aumentar la riqueza nacional, generar más puestos de trabajo y ganar presencia a nivel mundial, ya que la economía es, cada vez, más global. Para ello, lógicamente, hará falta continuar con las inversiones en infraestructuras, apostar por la formación avanzada y de calidad y estimular la innovación, dando facilidades a las empresas que incorporen la tecnología como valor añadido. Sin embargo, estos esfuerzos pueden tener repercusiones muy positivas a nivel nacional. La evolución tecnológica no se detiene y las empresas chilenas deben mantenerse competitivas, aprovechando todos los recursos a su alcance para ello.    

 

 

 

Grupo DiarioSur, una plataforma informativa de Global Channel SPA

Powered by Global Channel